DERECHO ESPACIAL IV: Acuerdos bilaterales

 

Esta legislación es el resultado de un ámbito jurídico aún muy joven, de apenas 60 años, pues tuvimos que esperar al lanzamiento del Sputnik en 1957, primero para salir de nuestro entorno; y doce años más hasta que Neil Armstrong (Apolo XI) pisara la superficie de nuestro satélite por primera vez. Ocurrió en 1969 –como quien dice, antesdeayer– y no hemos vuelto a lograrlo. Desde entonces, eso sí, se calcula que hemos enviado a nuestra órbita unos 6.000 satélites, muchos de los cuales ya no funcionan, están a la deriva o incluso han explotado y caído a la Tierra, como el Skylab, un laboratorio de los EEUU que se desintegró en 1979. Sus restos se esparcieron desde Sudáfrica hasta Australia; afortunadamente, sin causar daños.

Hay acuerdos internacionales sobre esta materia que están al margen de las Naciones Unidas. Y efectivamente, cada país puede desarrollar esta actividad legislativa mediante acuerdos con otras naciones con observancia de los principios y normas aplicables del derecho internacional; tal y como señala el reciente Acuerdo entre el Gobierno del Reino de España y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre cooperación en el campo de la exploración y del uso pacífico del espacio ultraterrestre, hecho en Madrid el 9 de febrero de 2006 y publicado en el Boletín Oficial del Estado el 18 de mayo de 2010.

Más allá de estos acuerdos bilaterales o de convenios internacionales –como el tratado marco suscrito entre la Unión Europea y la Agencia Espacial Europea– y dado el carácter tan concreto de este ámbito jurídico, lo cierto es que muy pocos países han desarrollado normativa específica sobre Derecho Espacial. Es el caso de la Outer Space Acta británica, de 1986, aplicable al funcionamiento y lanzamiento de objetos espaciales y a cualquier actividad en el espacio ultraterrestre.

 

*Recomiendo la lectura del Artículo publicado por el profesor Carlos Pérez Vaquero titulado Diez claves para conocer el derecho del espacio en Dialnet

Derecho y Cambio Social, ISSN-e 2224-4131, Año 8, Nº. 23, 2011

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *