DERECHO ESPACIAL V: la luna

Desde hace años nuestro satélite se encuadra en la categoría de Patrimonio Común de la Humanidad, según la denominación que viene utilizando la ONU para referirse no solo a la Luna y a los demás cuerpos celestes, sino también a los derechos de los pueblos indígenas, a la diversidad cultural o al genoma humano.

Están, pues, sentadas las bases que configuran a nuestro satélite y sus recursos naturales como Patrimonio Común de la Humanidad. Y fue en 1979, cuando el diplomático checo Karel Vasák retomó el nombre de los dos Pactos aprobados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966 –sobre Derechos Civiles y Políticos, por un lado;  y Económicos, Sociales y Culturales, por otro– para proponer el concepto de las tres generaciones de Derechos Humanos, e inspirándose en el ideal Revolucionario francés, propuso los principios de “libertad, igualdad y solidaridad”.

Incluso hay quien asegura que nos encontramos en el umbral de una nueva Humanidad, la cual constituye el eje sobre el que gira una cuarta generación de Derechos Humanos, los derechos que se caracterizan por buscar el bienestar global.

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *